Sorprendente Ciudad Sustentable

Astaná. La capital de Kazajistán será sede de la Expo mundial “Energía del Futuro” 2017. La realización de este evento fue la excusa para diseñar una ciudad sustentable. El proyecto lo lleva adelante el estudio norteamericano AS+GG Architecture, cuyo director de diseño es el argentino Alejandro Stochetti.

Ganado por concurso en 2013 y con las obras en un estado ya muy avanzado, AS+GG proyectó y diseñó las instalaciones donde se desarrollará la Exposición “Energía del Futuro”. Un nuevo distrito en Astaná, que ni siquiera tiene nombre, es el sitio donde se construye esta ciudad sustentable y del futuro que busca maximizar la radiación solar y la aislación climática.
Desarrollado en 173 hectáreas de la capital kazaja, el proyecto consiste en un espacio central de exposiciones rodeado por viviendas, centros comerciales, zonas verdes e instalaciones culturales y educativas. En el corazón del complejo estará situado el Pabellón de Kazajistán, un volumen esférico de 24.000 m².

El proyecto está inspirado en el lema de la muestra “Energía del Futuro”, aplicando tecnologías de energías renovables y conceptos de sostenibilidad en un diseño basado en la reutilización y flexibilidad de las instalaciones.
Se constituirá por un conjunto de 14 pabellones en semicírculo y organizados en grupos de tres y cuatro, que pueden vincularse con puentes interiores de 6 metros. Además, habrá salas de eventos, teatros y museos temáticos.
El proyecto central ocupa 25 hectáreas circulares rodeadas por un parque perimetral cuyo trazado completa el semicírculo de los pabellones. Se podrá recorrer en sus sendas peatonales y bicisendas. Entre los conceptos sustentables, se dispondrán dispositivos para la generación de energías renovables y los edificios con forma curva aprovecharán la luz del sol para generar energía a partir de paneles fotovoltaicos.
Será una ciudad que promoverá un eje cultural, un parque central y la Expo City, que alojará el Museo de las Ciencias, sobre investigación y desarrollo de energías renovables, de forma esférica y vidriada, para que conviva con el monumento Bayterek, hito de Astaná. Acorde al espíritu del mensaje que se propone, el Museo contará con dos atrios a ambos lados que permitan transmitir el calor por convección dentro de la esfera.
Una cubierta verde que se irá elevando será la base del Museo de Arte, generando una mayor superficie parquizada que aislará térmica y acústicamente el edificio. Esta elevación del terreno, en una ciudad llana como Astaná, servirá como mirador para visualizar el complejo y el nuevo paisaje urbano. El impactante Museo tendrá una galería vidriada de DVH perimetral para que las muestras y exposiciones se puedan ver a través de ella y, a su vez, contribuirá a la aislación térmica el edifico.
Por fuera del área de usos culturales, estará la Sala de Congresos, el edificio de mayor volumen de todo el proyecto. Contará con una gran explanada y un conjunto arquitectónico alusivo al emblema de Kazajistán, el vuelo del águila dorada.

Fuente: Espacio & Confort

Deja un comentario